Culturismo

La esencia de lo que es un pueblo, es su historia, el conjunto de elementos que marcan la forma en que un pueblo se relaciona, se desarrolla, convive, se alimenta.

TURISSOL, en cada una de sus excursiones resalta aquellos elementos que forman parte de nuestra cultura, esa rica mezcla de raíces tainas, africanas y españolas, que datan de aquel primer viaje de Cristoforo Colombo (Cristobal Colón como se conoce popularmente en nuestro país) y que dejaron en nuestro país abundancia elementos, entre ellos; estructuras, comidas, pinturas, costumbres, música, bailas y la gentileza de un trato muy amigable con los visitantes.

Ciudad Colonial o Zona Colonial: es uno de los destinos turísticos más importantes de Santo Domingo y el más visitado de República Dominicana. La ciudad Colonial es el lugar donde empezó la historia del Nuevo Mundo.

De lo que una vez llegó a ser un poderoso ingenio, sólo quedan las denominadas "Ruinas de Engombe" plasmadas en sus edificaciones: la Casona o Palacio, la Iglesia, el Galpón y el Trapiche. Estamos hablando del primer ingenio azucareno del continente!

Antiguo palacio que data de la época colonial, casa de Don Diego Colón donde veremos objetos originales, lo que nos transporta a la forma de vida y las costumbres de la época, localizado en la plaza España con una gran vista a la primera calle fundada en el nuevo mundo, Las damas.

La Fortaleza Ozama es uno de los Monumentos Culturales históricos de la ciudad de Santo Domingo, construidos durante la época colonial hoy es considerado como Patrimonio de la Humanidad, junto a los otros monumentos de la Ciudad Colonial.

La imagen del fraile español destaca, sobretodo de pie hablando y con una de sus manos tratando de hacerse escuchar mas alto, esto hace alusión al valiente sermón que diera el primer domingo del adviento del 1511 donde denuncio las atrocidades hechas por los españoles a los indígenas de la isla.

Estas ruinas son los vestigios de lo que fuera el Monasterio de San Francisco, la cual inició su construcción en 1508 a la llegada de los padres franciscanos y fue el primer monasterio del nuevo mundo. La obra fue finalizada para el 1560.